Alergias e intolerancia alimentarias

>>>Alergias e intolerancia alimentarias

Seguramente conoces en tu entorno próximo alguna persona a la que determinados alimentos les causen problemas de alergia o intolerancia. Quizás seas tú quien tiene este problema que puede afectar de manera notable a tu vida diaria. De hecho, las alergias e intolerancias alimentarias son un problema creciente, ya que se estima que actualmente entre el 3% y el 4% de la población adulta, y un 8% de la población infantil en los países industrializados sufre algún tipo de alergia alimentaria (fuente: 30º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clinica, puedes ver la información completa aquí).

La importancia que tiene este hecho en la seguridad alimentaria de la población ha hecho que se desarrolle todo un marco legislativo que regula muy estrictamente el modo en que las empresas alimentarias deben asegurarse de que no incorporan sustancias alérgenas (esto es, que provocan alergias alimentarias) que no estén declaradas en el etiquetado del producto. De esta manera un consumidor puede estar seguro de que un producto contiene exclusivamente lo que dice contener, evitando desagradables sorpresas que pueden ser más o menos graves.

La legislación europea actual identifica 14 alimentos (o mejor, de grupos de alimentos) de los que se conoce que pueden causar procesos alérgicos en los humanos. La información completa sobre cuáles son estos alimentos la puedes ver en el Anexo II del Reglamento 1169/2011, que describe la información alimentaria que es obligatorio comunicar al consumidor, pero, por resumir, en la lista se incluyen el gluten, los crustáceos, los huevos, el pescado, los cacahuetes, la soja, la leche, los frutos secos, la mostaza, el sésamo, los sulfitos, los altramuces y los moluscos.

Estos alimentos no siempre son fácilmente identificables en los productos (¿sabías que muchos embutidos tienen soja o leche?). Por eso la legislación obliga a las empresas a etiquetar estos ingredientes de un modo destacado: lo habrás visto en negrita o MAYÚSCULAS destacando del resto de ingredientes en las etiquetas, así como a que las empresas establezcan controles muy estrictos en sus procesos de fabricación para evitar problemas.

¿Y tú empresa? ¿Sabe cómo implementar un correcto plan de control de alérgenos en sus procesos de producción? Si tienes dudas, seguramente en Cinde podemos resolvértelas.

Por |2018-01-18T11:55:06+00:00enero 18th, 2018|Seguridad Alimentaria|1 comentario

About the autor:

Biólogo de formación y consultor de profesión, trabajo en la aplicación de mejoras en la gestión de las empresas, principalmente en el ámbito de los alimentos. En Cinde soy el responsable del área de seguridad alimentaria, y trabajo en el desarrollo e implementación de sistemas y soluciones empresariales para el aseguramiento de la inocuidad de los alimentos de acuerdo con estándares y protocolos internacionales.

Un comentario

  1. […] hablábamos de algunos asuntos relevantes en cuanto a este tipo de información, como los alérgenos o las características saludables. Hoy  toca un asunto relacionado no tanto con las […]

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.