¿Conoces cómo hacer el control del contenido efectivo?

Home>Negocios>Seguridad Alimentaria>¿Conoces cómo hacer el control del contenido efectivo?

A primera vista puede parecer que el concepto de “contenido efectivo” tiene poco que ver con la seguridad alimentaria que es el objeto de esta sección del blog de Cinde. Sin embargo, en alguna otra ocasión hemos comentado que el concepto de seguridad alimentaria va más allá de la inocuidad de los alimentos, ya que implica aspectos que trascienden al hecho de que el alimento no cause daños a los consumidores. De este modo, además de la inocuidad, entran en juego conceptos relacionados con la calidad, la autenticidad y la legalidad del producto.

Y respecto a este último aspecto, el de la legalidad, aquellos requisitos relacionados con la información que se suministra al consumidor son críticos. En entradas anteriores hablábamos de algunos asuntos relevantes en cuanto a este tipo de información, como los alérgenos o las características saludables. Hoy  toca un asunto relacionado no tanto con las características del producto en sí, sino con la cantidad declarada en el envase.

Probablemente conoces la marca e que figura en la etiqueta de numerosos productos junto con la cantidad declarada, ya sea en gramos, en litros o en cualquier otra unidad. Y probablemente te has preguntado si el uso de esa marca “e” es obligatorio o voluntario, y en cualquier caso, qué implica ese uso…

Pues bien, la marca “e” es un distintivo que significa que la empresa que la usa en sus envases controla estadísticamente el contenido de esos envases que pone en el mercado. Su uso es voluntario, pero para hacerlo es imprescindible que los envases sean sometidos a un rígido control estadístico regulado por ley.

En función del contenido de los envases que se pongan en el mercado y del tamaño de los lotes de producción, el uso de la marca requiere hacer una serie de comprobaciones y cálculos para evidenciar lo siguiente:

  • Que la media de los envases de cada lote no es inferior a la cantidad nominal que se pone en la etiqueta (es decir, el contenido declarado, por ejemplo, 1000 ml, 5000 ml, etc.).
  • Que no se supera el número máximo de envases que están por debajo del nivel mínimo exigido. Es decir, para cada cantidad declarada se admite un grado de tolerancia, pero en función del tamaño del lote no puede haber más de un número establecido de envases “defectuosos”.
  • Que ningún envase tiene un error mayor que el doble de la tolerancia máxima admitida.

En la práctica se establece un número de muestras en función del tamaño del lote, así como un número máximo de errores y una tolerancia variable en función de diferentes parámetros. Todas esta información específica está recogida en el Real Decreto 1801/2008, que establece las normas que se deben seguir para cumplir con los requisitos del uso de la marca “e”.

En definitiva, el uso de la marca es voluntario, pero si decides usarlo debes asegurarte de que lo haces bien, ya que en caso contrario podrías incurrir en un incumplimiento legal. En Cinde podemos ayudarte a interpretar y aplicar los requisitos legales para que tu producto, además de exquisito, cumpla con todos los requisitos legales.

Por | 2018-06-07T08:19:53+00:00 junio 7th, 2018|Negocios, Seguridad Alimentaria|0 Comentarios

Acerca del Autor:

Biólogo de formación y consultor de profesión, trabajo en la aplicación de mejoras en la gestión de las empresas, principalmente en el ámbito de los alimentos. En Cinde soy el responsable del área de seguridad alimentaria, y trabajo en el desarrollo e implementación de sistemas y soluciones empresariales para el aseguramiento de la inocuidad de los alimentos de acuerdo con estándares y protocolos internacionales.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.