Seguridad alimentaria: Las normas que vienen

Home>Negocios>Seguridad Alimentaria>Seguridad alimentaria: Las normas que vienen

En Cinde llevamos años trabajando en el ámbito de la seguridad alimentaria y, en especial, en la normalización de sistemas de inocuidad. Si hay algo que tenemos que destacar es el enorme cambio que se ha venido experimentando en el modo en el que los consumidores perciben la seguridad alimentaria. El grado de exigencia es ahora notablemente más alto que hace sólo unos pocos años, y esto ha ocasionado que los protocolos que intentan normalizar los procesos de seguridad alimentaria hayan experimentado una evolución paralela. Y hoy vivimos uno de esos raros momentos en el que los principales protocolos internacionales de seguridad alimentaria están en un cambio casi simultáneo y, en cierto modo, en un camino convergente.

Nos referimos a tres de las normas reconocidas por GFSI (Global Food Safety Initiative), que son los protocolos IFS y BRC, y el esquema de certificación FSSC 22.000. Los tres están en proceso de cambio que anuncian novedades próximas en sus respectivos esquemas de certificación, de acuerdo con los requerimientos de GFSI para el reconocimiento de normas, que han experimentado cambios recientes. Vamos a presentaros muy brevemente las novedades que se avecinan, centrándonos en las normas “Food”, es decir, la de empresas productoras de alimentos.

 

FSSC 22000

FSSC 22.000 ha publicado durante este año 2017 su versión 4.1 que estará plenamente vigente a partir del día 1 de enero de 2018. Los principales cambios frente al anterior esquema tienen que ver con la inclusión de auditorías no anunciadas, además de darle mayor importancia a la elaboración de un sólido plan de control del fraude. FSSC 22.000 ha publicado los documentos en los que se detallan los cambios, tanto en el esquema de certificación como en los requisitos para las organizaciones, que puedes consultar aquí.

 

BRC Global Standard

BRC mantiene vigente su versión 7 del estándar BRC Global Standard Food Safety, de 2015. Sin embargo, en noviembre de 2017 ha publicado el borrador de la versión 8 que está en fase de revisión antes de ser aprobada definitivamente el año próximo. Este borrador, que puedes descargarte aquí en su versión en inglés simplemente dando tus datos básicos, incluye algunas novedades importantes, como la necesidad de articular el programa de auditorías en al menos 4 momentos diferentes del año, inclusión del concepto de la ciberseguridad, requisitos más definidos en cuanto al control ambiental en zonas de riesgo, o la inclusión del capítulo 9 relativo a los artículos comercializados, que hasta la versión actual son tratados en un módulo normativo aparte.

 

IFS Food

Por su parte, IFS ha publicado en noviembre de 2017 una versión de IFS Food intermedia  entre la actual (la 6) y la próxima (la 7), a la que han denominado IFS Food 6.1. En realidad, IFS ha solucionado la necesidad que tenían de hacer una nueva versión modificando ligeramente la anterior, pero no presenta cambios drásticos, siendo lo más destacable la consideración, mucho más robusta ahora, de la prevención del fraude alimentario, en consonancia con los otros dos estándares comentados y las directrices de GFSI. Esta versión será de obligado cumplimiento a partir del 1 de junio de 2018, estando prevista la publicación de la versión 7 para la segunda mitad de ese mismo año. Puedes descargarte esta nueva versión en este enlace (versión en inglés).

¿Crees que necesitas alguna otra información para adaptar tu sistema a las nuevas versiones de las normas? Si es así, puedes contactarnos en la web de Cinde y te atenderemos encantados.

Por | 2018-03-22T08:57:04+00:00 diciembre 26th, 2017|Seguridad Alimentaria|0 Comentarios

Acerca del Autor:

Biólogo de formación y consultor de profesión, trabajo en la aplicación de mejoras en la gestión de las empresas, principalmente en el ámbito de los alimentos. En Cinde soy el responsable del área de seguridad alimentaria, y trabajo en el desarrollo e implementación de sistemas y soluciones empresariales para el aseguramiento de la inocuidad de los alimentos de acuerdo con estándares y protocolos internacionales.

Deja tu comentario