Conceptos web (III y última parte)

Home>Negocios>Software a Medida>Conceptos web (III y última parte)

Para terminar con esta serie de publicaciones relacionadas con la terminología del ámbito web, en este artículo trataremos cuáles son las herramientas más básicas a la hora desarrollar páginas web.

Antes de nada, es importante definir los conceptos front y back end. Cogiendo como ejemplo una página con tienda online, utilizaríamos “front-end” para englobar todas las partes de la web con las que puede interactuar el usuario visitante: la portada, la lista de artículos, la ficha de cada producto, la descripción de la empresa, el formulario de contacto… Por el contrario, el “back-end” se compondría de todas aquellas partes privadas, únicamente accesibles al administrador de la tienda (normalmente, con acceso mediante usuario y contraseña), desde donde dicho administrador puede dar de alta nuevos productos, gestionar los pedidos y los usuarios, generar facturas…

Tras este preámbulo, nos centramos en el lenguaje más escuchado en la creación de páginas: HTML. Pero… ¿HTML o HTML5? No importa. Realmente son lo mismo. A la hora de programar una página web, los programadores le “hablamos” al ordenador para decirle como tiene que mostrar las imágenes, que botones hay en el menú, etc. Con el paso del tiempo, los navegadores (como Google Chrome o Mozilla Firefox) nos dan nuevas opciones para utilizar en nuestro HTML, y, un día como éste hace años decidieron que, a esas nuevas opciones de por aquel entonces, se les debía denominar HTML5. De forma bruta, sería como si a un martillo le cambias la cabeza y, años después, el mango de madera por uno de goma y ya dices que es un “martillo5”. Vale, no es una comparación muy exacta, porque las posibilidades que ofrece HTML5 mejoran bastante lo que teníamos hasta su llegada, pero lo cierto es que, desde ese momento, han surgido muchas mejoras y no por ello hemos dejado de llamarlo de esa forma.

HTML5

Pero, el lenguaje HTML, necesita aliados que lo complementen, ya que por sí solo únicamente podríamos desarrollar la estructura del front-end de nuestra página. Para hacer nuestra web “bonita” se utiliza el conocido CSS (o CSS3), que es una herramienta que nos permite dar colores, tamaños y ciertos efectos al HTML.

La cosa no acaba aquí. Nuestra web quedaría muy bonita, pero no serviría para nada más que consultarla. Utilizando lenguajes como JavaScript, podemos hacerla funcional, consiguiendo que se puedan añadir productos a un carro de compra, guardar la información de un formulario, etc. Es decir, con JavaScript le damos vida para que no sean simples textos e imágenes.

Para terminar, nuestra tienda online necesitaría un lenguaje más. Quizás os suene PHP. Este lenguaje se utiliza para poder almacenar información en bases de datos y, posteriormente, trabajar con ellas: guardar artículos, llevar un registro de los pedidos y usuarios… En una web de este tipo, el HTML necesita del PHP y viceversa.

Hay muchos más, pero sin duda éstos son los lenguajes y herramientas más utilizados. En Cinde entendemos que todo esto puede sonar a chino, así que os invitamos a contactar con nosotros, estaremos encantados de resolver cualquier duda que tengáis.

Por | 2018-02-20T08:33:45+00:00 febrero 20th, 2018|Software a Medida|0 Comentarios

Acerca del Autor:

Responsable del área de Software a Medida en Cinde

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.