Cuenta atrás para la adaptación a ISO 9001:2015

>>>Cuenta atrás para la adaptación a ISO 9001:2015

Seguramente a alguno de vosotros se os ha echado el tiempo encima para adaptar el sistema de gestión de vuestra empresa a la nueva versión 2015 de la norma ISO 9001 y no tenéis muy claro por dónde empezar, qué plazo tenéis para llevar a cabo la transición y otras muchas dudas. Antes que nada, creo que lo primero que debéis saber es el por qué de este cambio.

Como es evidente, no existe una sola causa que haya motivado la publicación de la nueva norma. Desde la última versión han pasado casi 8 años en los que debido a la situación económica a nivel mundial por la que hemos atravesado, los modelos de negocio han cambiado considerablemente, surgiendo algunos totalmente nuevos de la mano de los importantes avances producidos en el campo de las nuevas tecnologías. Estas circunstancias unidas al hecho de que los empresarios demandaban sistemas de gestión con menor burocracia, tuvieron como consecuencia la publicación de la nueva versión de la norma ISO 9001 en Septiembre de 2015.

 

¿Qué novedades trae la nueva norma?

  • Estructura de alto nivel: aunque pueda parecer algo mucho más complicado, simplemente se refiere a que el esqueleto de la norma (los diferentes capítulos y puntos en los que está organizada) han sido modificados con la intención de que de ahora en adelante todas las normas de la serie ISO (9001,14001, 18001, SR10, etc.) tengan una misma estructura y sea más sencillo integrar varias de ellas dentro de una empresa.

 

  • Contexto de la organización y partes interesadas: este concepto junto con el de la evaluación de riesgos del que hablaremos en el siguiente punto son los que realmente le dan el nuevo enfoque a la norma y pretenden que el sistema de gestión no se trate de algo aislado dentro de la empresa. Se trata de que las cuestiones que cualquier gerente tiene en cuenta a la hora de decidir cual va a ser el futuro de su empresa estén incluidas dentro del sistema de gestión. Estas cuestiones serán tanto internas como externas, dependiendo de la experiencia que tenga la empresa, del sector al que se dedique, de su situación geográfica, del personal con el que cuente, de su solvencia económica, del tiempo de clientes con el que trabaje…, su estrategia será diferente y por tanto también debe serlo el planteamiento de su sistema de gestión.

 

  • Identificación y evaluación de riesgos: a pesar de que el concepto de riesgo pueda sonar un poco extraño al principio, se trata de algo que todos hacemos en nuestra vida diaria, incluso de manera automática. Tan solo se trata de tener en cuenta que situaciones pueden hacer que no lleguemos a realizar lo que habíamos previsto y buscar la forma de evitar que ese riesgo nos impida conseguir nuestros objetivos. La manera de hacerlo puede ser cualquiera que nosotros consideremos adecuada para nuestra empresa, no tenemos por qué seguir ninguna metodología específica, lo importante es realizarla de forma que los resultados obtenidos sean coherentes con nuestra realidad.

 

  • Información documentada: con este último cambio creo que os voy a dar una alegría a muchos de vosotros. La nueva norma da mucha más flexibilidad a nivel de la documentación que tiene que tener el sistema de gestión, es decir, ya no tenemos la obligación de tener un manual de calidad, procedimientos, instrucciones, registros, etc., todos ellos perfectamente codificados. Cuidado, no se trata de que ya no haya que tener ningún documento, al fin y al cabo tendremos que pasar una auditoría con evidencias de que seguimos las pautas marcadas por la norma, pero ahora podemos elegir la forma que mejor se adapte a nuestra forma de trabajo (flujogramas, fotografías, dibujos…).

Como os podréis imaginar, estos no son los únicos cambios que conlleva la nueva versión de la norma, pero si los más importantes y sobre los que se apoyará el resto del sistema.

iso9001-01

 

¿Qué plazo tengo para realizar la adaptación?

Por último, respecto a los plazos para llevar a cabo la transición, debéis tener en cuenta que todos los certificados ISO 9001:2008 pierden su validez el 15 de septiembre de 2018, por lo que es necesario realizar la transición a la nueva versión con antelación suficiente (las empresas certificadoras ya prevén una avalancha de auditorías para esos últimos meses) y así evitar que os podáis quedar sin certificado durante un determinado tiempo, con el incremente de costes que puede suponer y el riegos de que podáis necesitar la certificación justo en ese momento y no podáis disponer de ella.

Espero haber aclarado alguna de vuestras dudas y que le hayáis perdido el “miedo” a la nueva versión de ISO 9001. En cualquier caso, si necesitáis ayuda podéis contactar con nosotros a través de nuestra web y te asesoraremos personalmente.

Por |2018-03-22T09:04:41+00:00octubre 16th, 2017|Negocios, Normalización|3 Comentarios

About the autor:

Responsable del área de Normalización, Gestión y Calidad en Cinde

3 Comments

  1. Sergio García 13 diciembre, 2017 en 3:16 pm - Responder

    La adaptación de la norma ISO 9001 beneficia enormemente a las empresas. Estas tendrán mucho más fácil la certificación gracias a la eliminación de tanta burocracia.

  2. […] hemos podido ver en artículos anteriores de este blog (Contexto de la organización… / Adaptación a ISO 9001:2015), uno de los requisitos introducidos con la nueva versión de la norma ISO 9001:2015 es la […]

  3. Miguel 13 noviembre, 2018 en 7:35 pm - Responder

    A día de hoy ya si que se ha acabado el plazo de adaptación y los certificados con la norma del año 2008 están obsoletos.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.