Hay algo que he observado consecutivamente en mi carrera laboral. A veces los profesionales nos centramos tanto en nuestra formación que olvidamos lo importante que es la comunicación hacia nuestros clientes.

Si un cliente acude a mi empresa para que lo asesoremos considero que es mi deber, no sólo conocer bien mi trabajo para aconsejarle, sino saber hacerle entender qué es lo que está contratando y comprobar si realmente lo necesita.

No todo el mundo entiende la jerga profesional de algunos oficios. Si a mi me hablan en términos médicos, de mecánica o de biología, probablemente no entienda ni la mitad de lo que me dijeran. Por eso mismo considero que nuestros clientes no tienen porqué conocer la jerga del diseño web, ni nuestro oficio, ya que no lo ejercen, pero lo necesitan. Hay que hablar de internet, pero en su idioma.

Términos como hosting, landing page, seo/sem, ssl, html y otros muchos tecnicismos, asustarían a cualquiera que no conociese un poco la materia. He conocido cientos de clientes a los que cuando le preguntas por su web (si la tienen), se encogen de hombros incluso con un poco de vergüenza porque no saben realmente lo que tienen contratado. Y por regla general, suele ocurrir porque su proveedor no le ha informado o no ha sabido transmitirle correctamente su proyecto.

Para muestra un botón. Vamos a explicar lo mismo de dos modos diferentes:

Cliente: «¿Qué necesito para tener una web?

Proveedor: «Necesitas contratar un hosting para albergar la web, también necesitas un dominio para que la gente entre en tu web y nosotros podemos publicar tu website en el servidor contratado. Pero tú no te preocupes, de todo eso nos encargamos nosotros.»

— O —

Cliente: «¿Qué necesito para tener una web?

Proveedor: «Necesitas contratar un espacio de almacenamiento en internet donde podremos alojar tu página web y, para acceder a ella, un nombre de dominio. Si estás interesado, nosotros te asesoraremos durante el proceso y realizaremos las gestiones.”

No es una referencia, pero es un claro ejemplo de que podemos explicarle a nuestros clientes lo que le ofrecemos sin necesidad de entrar en términos un tanto ásperos para ellos.

Cuando te hablan de páginas web...

Cuando te hablan de páginas web…

 

Por mi parte, intentaré aportar tres consejos básicos para todos los usuarios que estén interesados en contratar un servicio online y desconozcan este mundillo:

1.- No contrateis aquello que no entendáis.

He conocido a empresas con contratos web leoninos de pago mensual, por una web muy mediocre sin ningún mantenimiento. Si no estáis seguros de lo que contratáis, no lo hagáis.

 

2.- Informaros

Empresas como la nuestra asesoran a clientes sobre lo que puede ser productivo para su proyecto y le explican en qué están invirtiendo realmente. Buscad una empresa con esa misma filosofía o intentad informaros en internet dentro de vuestras posibilidades. ¿Quieres más información? Pulsa aquí

 

3.- Buscad la sinceridad

No todo vale. Hay clientes que tienen unas necesidades y otros que tienen otras. Puede que tu empresa necesite o no un blog, una tienda online o estar en 20 redes sociales. Un verdadero profesional no te lo venderá todo, sino que analizará lo que necesitas, te asesorará durante el proyecto y te demostrará porque esa inversión es necesaria.

 

¿Quieres más información? En Cinde te asesoraremos. Entra en nuestra web o llámanos al teléfono de atención: 953 296 063 y te ayudaremos.