Vivimos bajo una constante lluvia de frameworks, CMS y todo tipo de herramientas orientadas a optimizar nuestras aplicaciones o facilitarnos la vida mientras las desarrollamos. Para todo aquel que no entiende una palabra de programación, debe saber que un nuevo software requiere un importante trabajo inicial de selección de herramientas, que marcará por completo la calidad y eficiencia del producto.

Y es que un lenguaje de programación no deja de ser como la caja de herramientas de un carpintero. Escribiendo esas “letras raras” (como se suelen dirigir al código de desarrollo en tono de broma) le decimos a nuestro software cómo debe funcionar cada click del ratón, cómo se compone su estructura o de qué color son los botones.

Partiendo de las necesidades de la empresa, en primer lugar, se realiza un estudio acerca de qué lenguajes de programación son los más óptimos. Pero la selección no acaba ahí. Cada lenguaje dispone de multitud de “complementos” con una finalidad más o menos concreta.

Código Binario

Como es lógico, es imposible conocerlos todos, por lo que, en muchos casos, los programadores nos vemos obligados a estudiar esas herramientas antes de utilizarlas. Al margen de que la informática sea una de las áreas con una mayor necesidad de formación continua y reciclaje, el mayor problema suele ser que, en bastantes ocasiones, no tenemos más remedio que ofrecer un presupuesto sin poder precisar las horas exactas que tardaremos en llevarlo a cabo, sumando la posible formación y el posterior desarrollo.

Al final suele pasar que nos quedamos cortos, pero como buenos “frikis” enamorados de nuestro “código de programación”, esas horas se nos pasan volando y nos quejamos menos de lo que deberíamos (jeje).

Sin extenderme más, os dejo una web con un ranking de los lenguajes más utilizados, para que podáis investigar si el software a medida de vuestra empresa está a la última. Pulsa aquí para ir a la web.

Si estáis buscando asesoramiento para vuestro proyecto, podéis contactar con nosotros a través de www.cinde.es o nuestro email de contacto: info@cinde.es